domingo, 26 de febrero de 2017

Linderos



De mi alma a tu alma
hay sólo una herida,
la distancia de un padrenuestro,
la salmodia de un avemaria.
Luna de mayo, 
temprano sereno de rosas,
fuga de golondrinas.
Pero están muy lejanas 
tu casa y la mía.


Teresa Yáñez de Cuberos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario