viernes, 17 de junio de 2016

17-06-2016


2 comentarios:

  1. Un brindis para saborear con calma, mirando a nuestro alrededor lo más bello que tenemos, buscamos caminos sembrados de sueños donde la suave brisa nos acaricia la piel y el tibio sol nos alimenta los brillos en los cabellos.
    Un brindis para sentir la lluvia mojar nuestro rostro descubierto, sintiendo el olor a húmedo del seco páramo y sonreír, con la gracia de un niño sorprendido por las cosquillas de las gotas, dejando que resbalen por nuestro cuello y penetren en nuestro pecho.
    Un brindis por atrevernos a sumergir nuestros pies en el agua helada de un arroyo transparente, que nos muestra sin pudor su fondo de piedras relucientes, mientras un tímido pez viaja entre las sombras.
    Un brindis por esas noches en las que no podemos dormir y salimos a mirar las estrellas, que nos saludan con ese brillo especial, mientras emocionados dejamos que una lagrima refleje la pequeña luz que recibe del firmamento, mientras el silencio de la noche nos recuerda que nos ama y que nos espera siempre que no podamos dormir.
    Un brindis por tu alma limpia que se ha fijado en este Ángel, que transita por este mundo en busca de la belleza y que en esta ocasión la ha encontrado en un corazón sensible.
    Gracias por tu regalo, solo me queda mandarte un beso mecido por el viento que atraviese el océano.

    volandoconalas, desde España.

    ResponderEliminar
  2. Me ha estremecido leer cada una de tus líneas.
    Viajé en el espacio.
    El suave viento me arropó,
    susurrando una preciosa melodía
    que interpreta uno de mis cantaautores
    favoritos Silvio Rodriguez

    "COINCIDIR"

    ...Coincidencias tan extrañas de la vida
    tantos siglos, tantos mundos, tanto espacio? y coincidir...

    ...Si en la noche me entretengo en las estrellas
    y capturo la que empieza a florecer
    la sostengo entre las manos más me alarma
    tantos siglos, tantos mundos, tanto espacio? y coincidir

    Gracias Ángel,
    Ayer estuve de paseo con un amigo increíble,
    que Dios y la vida me ha regalado.
    Me fui con él de excursión
    a un encuentro con la naturaleza;
    caminamos por las hermosas montañas
    que bañan mi tierra.
    En lo alto de una de ellas nos sentamos
    Y contemplamos las maravillas de la creación.
    Paisajes que extasían los sentidos.
    Quería que celebráramos naturalmente
    nuestros cumpleaños.
    Le hablé de ti y como ha sido también
    para mí una verdadera Bendición
    y motivo de alegría, tu valiosa presencia.

    Un abrazo inmenso!!

    ResponderEliminar