domingo, 7 de febrero de 2016


Es triste..
sólo serví de escampadero.

Cuántas montañas moví, 
por quien no movió por mí 
una sola piedra.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario