miércoles, 29 de julio de 2015


En la eternidad 
de un instante 
labramos el deseo,


el canto inesperado 
de la lluvia, llegó...
y al agitar sus alas 
nos envolvió su voz.


Rasgamos 
el rigor del tiempo...
 y  flotamos en su caminar.



Amapola 
D.L.B.M


No hay comentarios.:

Publicar un comentario