domingo, 24 de mayo de 2015



"Lo que duele no es el dolor. 
Lo que duele es la AUSENCIA.


Lo que duele no es el dolor.
Lo que duele es la distancia.
Este saberse lejos de ti,
este llevarte conmigo,
ese llevarme contigo y aún así,
ser incapaces de llevarnos más.
Haber caído con nuestro mayor triunfo.
Haber sucumbido ante nuestro mayor logro.
Lo mejor que habremos hecho en nuestra vida.
Algún día él nos lo explicará.


Lo que duele no es el dolor.
Lo que duele es no saber volverlo a intentar.
Matar el nervio y dejar que se desangre la encía.
Hablarlo tantas veces
 y acabarlas todas en ese silencio de punto final.
Darnos por imposible.
Constatar nuestra propia incompetencia.
Seguir doliéndonos. Seguir mal.


Lo que duele no es el dolor.
Es todo lo que dejamos atrás.
El remolque desbocado de los recuerdos 
que nos perseguían al mismo ritmo y velocidad.
Ahora sólo sabemos que le ha fallado el enganche, 
los frenos y no tenemos ni idea en qué momento 
nos va a atropellar. Ni con qué.


Lo que duele no es ni siquiera  llorar.
Lo que duele es tener tantas razones 
para tener que hacerlo.
Es esta maldita sequía de lágrimas."



 Risto Mejide 



No hay comentarios.:

Publicar un comentario