sábado, 18 de octubre de 2014




Aquella tarde ...

una gota de luz 

humedeció mi alma.



Pasaron las horas,

también los días;

y la esperanza 

que arrulló mis brazos

calladamente 

la sombra buscó.




No brotan lágrimas,

sólo queda silencio,

así, como muere la ola,

se desvanece, se vá.


Amapola
Δηανα Λουζία
D.L.B.M


No hay comentarios.:

Publicar un comentario